Militarización, abandono e indolencia: lo que sufren los guardaparques

Marlene Sifontes, secretaria de organización del Sindicato Único Nacional de Empleados Públicos del Instituto Nacional de Parques, denunció que el régimen de Nicolás Maduro pretende militarizar Inparques, incorporando nuevos guardaparques y bomberos forestales a los que entrenan con prácticas castrenses “muy fuertes que antes se daban en los cuarteles e, incluso, han eliminado porque vulnera los derechos humanos”.

Estos entrenamientos, mencionó, en ocasiones los realizan los aspirantes a guardaparques en horas nocturnas, descalzos y sin ningún tipo de protección.

La indumentaria pasó a ser el uniforme de la Milicia Bolivariana, de color caqui, sin cubrecabezas y sin el calzado que requiere un guardaparques, explicó.

“Nadie está de acuerdo con el uniforme miliciano que pone en riesgo a los guardaparques, sobre todo a los de la frontera, donde son respetados por los guerrilleros porque saben que no portan armas”, precisó.

Este intento de militarizar el instituto no es nuevo, recordó Sifontes: “En 2015 lo intentaron, pero ante las denuncias de los trabajadores, se paralizó”.

Este año, sin embargo, ha tenido mejores resultados. Desde el 22 de abril, cuando en un acto con motivo del Día Internacional de la Madre Tierra, Maduro manifestó su deseo de juramentar muy pronto a 10.000 guardaparques y a 10.000 bomberos forestales en todo el territorio nacional, empezaron los entrenamientos militares y la dotación de estos uniformes, que no respeta parte de la ciudadanía.

“Es que es una cantidad muy alta de funcionarios que quieren ingresar, cuando (antes de esta improvisación) (eran) 3.600 trabajadores (los) que tenía Inparques. Tiene cuatro años sin recibir dotación de uniformes y no tiene ni patinetas para poder hacer trabajos de vigilancia y control”, señaló.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *